La alimentación de las plantas

Las plantas fabrican su propio alimento, y como los animales, necesitan alimentase y respirar para crecer y vivir, aunque su proceso sea diferente.
Ellas son autótrofas, es decir, no necesitan buscar su alimento como hacen los animales, sino que lo fabrican ellas mismas.
Para ello necesitan aire, agua, algunas sustancias que hay en el suelo y la luz del Sol.
La alimentación compende tres fases:
  1. la absorción del agua por la raíz,
  2. la fabricación de la savia elaborada
  3. su reparto por toda la planta.
Estas tres partes del proceso se producen constantemente.
Absorben disueltas en el agua a través de la raíz las sustancias que estaban en el suelo, como las sales minerales, que son muy importantes para su alimentación.
La mezcla de agua con sales minerales, se llama savia bruta y para que la planta pueda fabricar su alimento, la savia bruta tiene que llegar hasta las hojas.
El transporte se realiza por el tallo, a través de unos tubos finos llamados vasos leñosos.


Al llegar a las hojas, la savia bruta se mezcla con el dióxido de carbono que las hojas toman del aire.
En el interior de las hojas, la mezcla de savia bruta y dióxido de carbono sufre muchos cambios y se convierte en savia elaborada.
La savia elaborada es el alimento de la planta.
Para que las plantas transformen la savia bruta en savia elaborada, es imprescindible la luz del Sol.
Este proceso de elaboración de los alimentos, por medio de la luz, se llama fotosíntesis y en él, las plantas desprenden oxígeno.

Las hojas:
Son los órganos de forma laminar, que salen del tallo.
El color verde que tienen es debido a una sustancia llamada clorofila.


Las hojas respiran y transpiran, elaboran savia, almacenan alimentos y de ellas se extraen sustancias químicas.
Las plantas al igual que los animales respiran: tomando oxígeno del aire y expulsando dióxido de carbono.
Lo realizan contínuamente, tanto por el día como por la noche; sobre todo en las hojas y los tallos verdes.

El tallo:
Es la parte de la planta que creceen sentido contrario de la raíz.
De él salen las ramas o tallos secundarios, las hojas, las flores y los frutos.
Sostiene al resto de la planta.
Conduce la savia por los vasos leñosos y liberianos.
Forma y almacena la madera y sustancias de reserva.


La Raíz:
Es la parte de la planta que crece al interior de la tierra y fija la planta al suelo.
Absorve del suelo la savia bruta y la conduce hasta el tallo.


Almacena sustancias de reserva.


La flor:
Está formada por hasta cuatro tipos de hojas modificadas.
Los sépalos, que envuelven al capullo, son las piezas más externas. A continuación se encuentran los pétalos, que atraen a los polinizadores, tanto por el color como por el olor segregado por ciertas glándulas.
Más al interior, hay  uno o dos círculos de estambres productores de polen, que son los órganos de reproducción masculinos.
Los pistilos, formados por estigma, estilo, ovario y ovulo son las piezas más internas.
El carpelo recibe el grano de polen y, si se produce fecundación, forma el fruto.
 

Polinización, fecundación, germinación y otrasformas de reproducción


La fecundación:
Es la unión del polen con los óvulos, para formar la semilla.
Tiene lugar en varias etapas:


Se produce la polinización: el viento, los insectos, el agua o las personas transportan el polen de unas plantas a otras.

El grano de polen se deposita sobre el pistilo, se desarrolla y crece hasta llegar al óvulo.


El polen se une con el óvulo y se forma la semilla.
Caen los pétalos y se marchitan el estigma y los estambres.
El ovario aumenta de tamaño, y forma una capa, llamada pericarpio, alrededor de la semilla.


Se forma el fruto, que es el ovario maduro.
En su interior está la semilla, rodeada por el pericarpio, que suele ser la parte carnosa de casi todos los frutos.

Germinación por semillas:
La principal función del fruto es proteger a las semillas durante su desarrollo, y cuando el fruto está maduro, la semilla de su interior puede producir una nueva planta.


Algunos frutos, como la piña del pino, se abren y esparce las semillas a cierta distancia del árbol.
Los frutos carnosos, como cerezas y ciruelas, uelen ser comidos por animales, y sus semillas se depositan mezcladas con los excrementos.
También hay semillas, como las del olmo y el fresno, que por su forma pueden ser arrastradas por el viento a grandes distancias.


Las semillas secas pueden permanecer inactivas largo tiempo, pero si encuentran una humedad y temperatura adecuadas, se vuelven activas, es decir, germinan.
Entonces aparece un pequeño tallo y una pequeña raíz de la nueva planta.

Otras formas de reproducción:
Además de por semillas, las plantas se pueden reprodcir por esquejes y estolones.


Los esquejes son trozos de una planta que se pueden utilizar para reproducirla. Por ejemplo, si se corta un trozo de geranio, se planta y se riega, este esqueje produce raíces, crece, y se convierte en un nuevo geranio.


Los estolones son tallos especiales que producen algunas plantas.
Estos tallos, al contactar con el suelo producen raíces y hojas, y dan lugar a nuevas plantas. Un ejemplo de de planta que produce estolones es el fresón.
Casi todas las plantas, tengan o no flores, se reproducen de alguna de estas formas.

La fertilización del suelo y las plantas:
Las plantas para crecer, necesitan de nutrientes en proporciones variables para completar su ciclo de vida y para su nutrición.
En ellas se han encontrado unos 500 elementos, pero sólo 16 han sido determinados como esenciales.
Para que un suelo produzca adecuadamente un cultivo, debe abastecer a la planta de los nutrientes en cantidad necesaria y en un balance proporcional con los ortos elementos.
En los ambientes naturales, las plantas se adaptan a las condiciones de nutrientes y las diversas formaciones vegetales tienen que ver con la disonibilidad de los mismos.
En cambio, en la agricultura moderna se deben de emplear técnicas de aporte de nutrientes para garantizar buenas cosechas.
Cada tipo de nutriente ejerce una función en la planta y su deficiencia es detectable, a veces a simple vista:


El nitrógeno da color verde oscuro a las plantas, y favorece el desarollo vegetativo y la suculencia.
Forma parte del protoplasma celular y constituye las proteínas, la clorofila, los nucleótidos, los alcaloides, las enzimas, las hormonas y las vitaminas. Es absorbido en forma de iones de amonio y nitrato. Interactúa con el fósforo, el potasio y el cálcio.

El fósforo fomenta la creación de raíces, estimula la floración y la formación de la semilla. Forma parte de la célula, de los nucleótidos, de las lecitinas y de las enzimas.

El potasio da resistencia a las enfermedades, a las heladas y a la falta de agua. Participa en la fotosíntesis, en la producción de carbohidratos (azúcar, almidón), en el desarrollo de tubérculos y raíces, en la síntesis y activación de proteínas.

El calcio es componente de la pared celular y juega un rol importante en la estructura, la permeabilidad de la membrana celular y en la selectividadde la absorción. Es importante, también, porque promueve la descomposición de la materia orgánica y neutraliza los ácidos, mejorando la estructura del suelo.

El magnesio es parte de la clorofila. Las plantas con su deficiencia manifiestan clorsis, o sea, amarillamiento de las hojas. Es activador de enzimas y favorece la formacion de azúcares.

El azufre es parte de las proteínas y de las enzimas. Promueve la formacion de nódulos en las raíces
de las leuminosas.

El boro tiene una función importante en la transformación de los azúcares y en el metabolismo de los carbohiratos.

El cloro es activador de la producción de oxígeno en la fotosíntesis.

El cobre participa en la regulación de la actividad respiratoria mediante la catálisis de las enzimas oxidantes y de reducción.

El hierro particia en la fotosínesis.

El manganeso, cuando es deficiente, produce clorisis, porque está relacionado con los procesos de fotosíntesis.

El molibdeno está asociado al metabolismo del nitrógeno.

El zinc participa en as relaciones enzimáticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada